viernes, 14 de enero de 2011

Costos Indirectos de Fabricación (CIF) una visión financiera y tributaria.

En las empresas productivas, entendiendo por estas aquellas en que existe un proceso de transformación de las materias primas, por la aplicación de materiales, insumos, mano de obra , maquinarias y otras, en un producto final distinto a aquel que ingresó al sistema de producción.



Un costo directo es aquel que puede asignarse clara y específicamente al objeto del costo, que para nuestro tema es el producto terminado, listo para la venta. Un costo indirecto no puede identificarse de manera específica con la producción ni el producto final, y debe asignarse sobre alguna base elegida para tal propósito. Para efectos de toma de decisiones, esta situación es de suma relevancia ya que dependiendo de la base de asignación podemos tomar buenas o malas decisiones, en nuestros costos y en la fijación del precio de venta.

Ejemplo. Nuestra fábrica en análisis produce tres productos y presenta los siguientes antecedentes:
Total de Costos Indirectos del mes (CIF) $ 110.000.-

Con los antecedentes pedagógicos entregados podemos distribuir los CIF y de acuerdo al criterio optado, variar nuestros costos.

Desarrollo




Sin lugar a dudas los dos métodos de distribución que hemos aplicado no representan métodos complejos de asignación y son más bien de carácter pedagógicos, pero muestran la variación que puede existir en la determinación de nuestro costo según el criterio o método de distribución de CIF a adoptar en nuestra contabilidad de costos.

En cuanto al activo mercaderías, la empresa al ser uniforme en su criterio de aplicación contable,  también valorizará sus existencias bajo este método, y tendrá al menos tres existencias valorizadas, aquellas que están en la bodega de materias primas, las que están en proceso y las terminadas.

Repasemos que nos dicen las normas tributarias al respecto:

Art 30 inc.2do  DL 824.Para los efectos de establecer el costo directo de venta de las mercaderías, materias primas y otros bienes del activo realizable o para determinar el costo directo de los mismos bienes cuando se apliquen a procesos productivos y/o artículos terminados o en proceso, deberán utilizarse los costos directos más antiguos, sin perjuicio que el contribuyente opte por utilizar el método denominado "Costo Promedio Ponderado". El método de valorización adoptado respecto de un ejercicio determinará a su vez el valor de las existencias al término de éste, sin perjuicio del ajuste que ordena el artículo 41º. El método elegido deberá mantenerse consistentemente a lo menos durante cinco ejercicios comerciales consecutivos.

Art 41 letra e) Respecto de los productos terminados o en proceso, su costo de reposición se determinará considerando la materia prima de acuerdo con las normas de este número y la mano de obra por el valor que tenga en el último mes de producción, excluyéndose las remuneraciones que no correspondan a dicho mes.

Con todo el contribuyente que esté en condiciones de probar fehacientemente que el costo de reposición de sus existencias a la fecha del balance es inferior del que resulta de aplicar las normas anteriores, podrá asignarles el valor de reposición que se desprende de los documentos y antecedentes probatorios que invoque.

Oficio Nº 2.361, del 23.05.1999 5.- Por lo tanto, y de acuerdo a lo explicado en los números precedentes, los contribuyentes para determinar el costo directo de venta de las existencias o cuando éstos se apliquen a procesos productivos, sólo deben utilizar los métodos que establece expresamente el inciso segundo del artículo 30 de la Ley de la Renta

En análisis simple,  podemos concluir, que  los inventarios de productos terminados y en proceso tributariamente solo deben incluir el costo directo, entendiéndose por este;  materias primas a precio de adquisición, según factura, contrato o convención, mas flete hasta bodega del adquirente, mas seguros que cubran riesgo hasta bodega del adquirente, mas mano de obra directa valorizada al último mes de producción.

Dado lo anterior tenemos una diferencia temporaria que dará origen a activos o pasivos por impuestos diferidos, y a un mayor o menor pago de Impuestos dado que afecta directamente a la RLI, en el siguiente ejemplo vemos el efecto al aumentar el inventario final respecto al inicial, y la situación 2 en que disminuye el inventario final respecto al inventario inicial:

Si este ejercicio de pizarra lo llevamos a la práctica en una empresa productiva, se hace necesario planificar los inventarios y su efecto en la RLI. 

Félix Salinas Sánchez, Contador Auditor, Magister en Dirección de Empresas, Magister en Gestión Educacional,  Diplomado en Dirección Tributaria, Diplomado en Normas Internacionales de Contabilidad, Diplomado en Docencia Universitaria. Director de Escuela Europea de Negocios en Chile.